dron del fabricante DJI, modelo Inspire1

Vista lateral del dron Inspire1, un cuadricóptero con un diseño muy logrado

El placer de volar con mi dron Inspire1

Es un placer pilotar mi dron Inspire1. El placer de volar y grabar. Me gusta hacerlo volar en mitad de la naturaleza y ver desde el iPad, en tiempo real, lo que el dron va filmando. Es tan entretenido controlar el Inspire 1, como después editar los  vídeos y ver el resultado del vuelo.

¿Qué tienen los drones que despiertan esta pasión?

Básicamente, la cámara de tecnología avanzada que llevan incorporada. Nadie quiere volar algo sin cámara. Volar viendo lo que hay bajo tus pies te hace sentir como un ave, se experimenta sensación de libertad y descubres el paisaje, es como si lo vieras por primera vez.

Los drones han sobrepasado el ámbito militar y el de los trabajos especializados. Cada vez son más los usuarios que adquieren un dron por el placer de controlar un vehículo en el aire, y para realizar grabaciones desde otros puntos de vista.

En el ámbito militar los drones ya tienen un gran recorrido, pero a nivel civil su historia es más reciente. A partir de 2011 aparecen los primeros RPA’s o drones en el mercado. En 2012 surgen los primeros fabricantes de estos aparatos. En los siguientes años se va produciendo una progresión creciente y una evolución en las soluciones técnicas aportados por los drones. Hasta llegar a la actualidad con un parque importante de estos aparatos tanto para fines comerciales como lúdicos.

Como actividad lúdica, el hecho de poder volar y a la vez visualizar las imágenes en tiempo real, es una actividad apasionante y relajante, nos transporta y podemos llegar a imaginar que ven los pájaros cuando vuelan o que como ven el paisaje los paracaidistas en sus saltos. Concretamente, el Inspire1 del fabricante DJI, lleva incorporada una cámara de 4k con rotación de 360º, ya os podéis imaginar la calidad de las imágenes! Son un disfrute!

Otra cosa es cuando volamos y grabamos para fines comerciales, que entonces hay que estar más atentos y menos relajados. Tenemos que estar pendientes de múltiples factores: viento, frío (pueden pararse las baterías), árboles, etc……y por supuesto, que no tengamos un fallo técnico o humano, que provoque la pérdida del dron! Menudo problemón!